CAMINITO DEL REY
Turismo Activo Trips

CAMINITO DEL REY

¿Preparados para pasar un poquito de vértigo? Hoy nos esperan los desfiladeros del Caminito del Rey. Un sendero que comprende unos 7,7 Km desde la pista forestal de Gaitanejo hasta la salida por la pared sur en el desfiladero de los Gaitanes, alternando sendas de tierra con otras de madera literalmente colgadas en el vacío de impresionantes rocas verticales.

Los orígenes del “Caminito del Rey” se remontan a principios del siglo XX, cuando se decide aprovechar la diferencia de nivel que toma el agua a la entrada y salida del desfiladero entre los saltos de agua del Gaitanejo y del Chorro para generar energía eléctrica. La Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, necesitó crear un acceso entre estos saltos para facilitar el tránsito de los operarios de mantenimiento, así como del transporte de materiales y la realización de labores de vigilancia.

No obstante, con el tiempo, los habitantes de la comarca lo utilizaron como vía para relacionarse con otras poblaciones. Los niños, por ejemplo, lo atravesaban para poder ir al colegio. La duración del recorrido puede oscilar entre las 3-4 horas, dependiendo del ritmo y tiempo de pausas para disfrutar de este fantástico paraje.

 

 

H oy nos vamos a visitar uno de los espacios naturales más solicitados de nuestra geografía española: El Caminito del Rey. Y digo solicitado porque en algunas ocasiones debemos buscar y reservar con bastante antelación una fecha disponible para realizar la visita.

Nosotros aprovechamos la actividad guiada de nuestros amigos de Aventura Montaraz para colarnos en el grupo y tener una mayor perspectiva de todo lo que este entorno significa.

EL Caminito del Rey se encuentra situado en la provincia de Málaga, en el Paraje Natural Desfiladero de los Gaitanes entre los municipios de Álora, Antequera y Ardales. Sus orígenes se remontan a principios del siglo XX, cuando se decide aprovechar la diferencia de nivel que toma el agua a la entrada y salida del desfiladero entre los saltos de agua del Gaitanejo y del Chorro para generar energía eléctrica.

La Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, necesitó crear un acceso entre estos saltos para facilitar el tránsito de los operarios de mantenimiento, así como del transporte de materiales y la realización de labores de vigilancia. No obstante, con el tiempo, los habitantes de la comarca lo utilizaron como vía para relacionarse con otras poblaciones. Los niños, por ejemplo, lo atravesaban para poder ir al colegio.

Nos dirigimos en principio a la aldea de El Chorro, donde dejamos el coche y decidimos dar una visual al entorno del embalse Tajo de la Encantada, en el río Guadalhorce, cuya presa se construyó en el año 1978 y hace las veces de central eléctrica. Su estación de tren es algo más antigua, fue inaugurada en agosto de 1865 y cubre parte de la red que une Córdoba con Málaga. Ante el reciente auge de visitantes, a la parada se le ha añadido el nombre de “CAMINITO DEL REY”.

Estación de tren “CAMINITO del REY”

En esta localización también cogeremos el autobús lanzadera que nos llevará a la Entrada Norte, donde hemos quedado con Aventura Montaraz para iniciar esta experiencia. En el viaje ya podemos hacernos una idea de lo que nos espera.

El autobús nos deja en las inmediaciones del Pantano del Chorro o embalse Conde de Guadalhorce. Este último nombre fue un título que el Rey Alfonso XIII otorgó a Rafael Benjumea, el ingeniero autor de las obras, al quedar maravillado por el resultado de la construcción. El embalse fue inaugurado en mayo de 1921.

Pantano del Chorro o embalse Conde de Guadalhorce

Llega el momento de la verdad, quedamos con el grupo frente al bar el Kiosko, donde Manuel, CEO y Fundador de Aventura Montaraz, nos da las primeras indicaciones para no despistarnos durante la visita.

Existen varias entradas para acceder al “Caminito del Rey”. Nosotros utilizaremos el túnel situado a unos 200 metros subiendo por la carretera. Este túnel de 150 metros de longitud comunica con la Pista Forestal de Gaitanejo y acorta en algo más de 1 km el recorrido de la otra variante para llegar al inicio oficial del “Caminito del Rey”.

Por esta pista repleta de pino carrasco fruto de la reforestación y que discurre bordeando las aguas del embalse, nos espera un pequeño trekking de 1,5 km hasta la caseta de control de acceso.

En el trayecto, Manuel aprovecha un paréntesis para aconsejarnos sobre cómo debemos afrontar la actividad.

Continuamos el cómodo descenso por la senda de Gaitanejo. Decir, que entre los atractivos de este paraje se encuentran las curiosas formas geológicas que el agua y el viento ha modelando en la roca arenisca a lo largo de los años.

Entre esas formaciones encontramos algunas cavidades, también conocidas como tafonis, y entre ellas destaca el llamado “arco gótico”, fruto también de la erosión cuyo origen pudo estar en las aguas del mar que antes bañaba este paraje.

Muy pronto llegamos a la Caseta de Control de visitantes en donde en un abrir y cerrar de ojos nos proveen de los cascos pertinentes y también de unos auriculares para escuchar las explicaciones de nuestros compañeros de Aventura Montaraz durante la visita.

El acceso al Caminito lo realizamos por la antigua Central Hidroeléctrica por la que bordeamos su presa a medida que vamos descubriendo las paredes del primer cañón que atravesaremos en el día de hoy: El desfiladero de Gaitanejo

En este punto podemos observar varias placas que marcan a modo de recuerdo el nivel alcanzado por las crecidas del agua. Esta por ejemplo es del año 1941.

Enseguida atravesamos el torno que inicia el recorrido oficial del caminito y si aquí nos asomamos podremos observar la antigua Presa de las Cambutas.

El Desfiladero de Gaitanejo es el más estrecho de todos, hay zonas en las que apenas 10 metros separan una pared de la pared. Aparte de la impresión que provoca encontrarte con estas paredes enfrentadas tan verticales y próximas la una a la otra, nos llama mucho la atención las formas onduladas que ha ido dibujando la erosión del agua en la roca caliza, entre las que destacan las cavidades o cuencos naturales llamados también “Marmitas o Cambutas”.

En algunos tramos se llegan a alcanzar los 100 metros de altitud, no apto para personas con mal de altura.

Este sinuoso y serpenteante tramo se va abriendo poco a poco a la zona conocida como “El Soto”, donde encontramos una especie de lago al que vamos descendiendo. Si estamos atentos, en esta ubicación también se halla una cavidad que fue habitada en el período Neolítico, allá por el año 5.000 antes de Cristo.

El Soto

Las pasarelas nos conducen ahora a un Túnel cavado en la roca caliza por el que pasa también el canal de agua, que aprovechamos para refrescarnos.

Salimos del túnel y trazamos una visual para ver cómo nos vamos alejando del lugar de “El Soto” y nos vamos acercando al segundo desfiladero, llamado “El Tajo de las Palomas” por la abundante presencia de estas aves.

En este punto destacan las obras de la línea férrea Málaga – Córdoba, cuya dificultosa construcción debido a las características del terreno, se llevó a cabo entre los años 1860 y 1866, hecho que impulsó el desarrollo económico de la comarca.

Ya en los comienzos del “Tajo de las Palomas” observamos el “Puente del Rey”, creado en su día para comunicar las vías de tren con la pasarela para facilitar el tránsito de materiales y operarios. EL propio Rey Alfonso XIII lo cruzó en 1921, de ahí su nombre.

A pesar de la altura que algunas veces alcanza la caída, hay que decir que la sensación de seguridad por las pasarelas es muy alta, aunque para los amantes de la montaña y el riesgo como nuestros compañeros de Aventura Montaraz, quizá echen en falta algo más de adrenalina.

Para las pasarelas del nuevo Caminito del Rey se han utilizado 15.000 tablas de madera de pino rojo y 1.500 metros de malla metálica de acero inoxidable. Una construcción que ha llevado unos 12 meses de trabajo pero que detrás ha entrañado una labor de I+D bastante importante.

Tras atravesar el “Tajo de las Palomas” nos espera un trekking de algo más de kilómetro y medio por el enclave conocido como “Valle del Hoyo”, donde el río Guadalhorce sigue su curso con algo más de calma hacia el último desfiladero, el de los “Gaitanes”, que ya podemos ver a lo lejos con su famoso puente colgante.

Valle del Hoyo

Este agradable camino que discurre entre pinares no presenta apenas dificultad y en sus tramos finales coincide con una antigua acequia por la que en ocasiones transitamos entre sus muros. También dejamos atrás un antiguo túnel del servicio del Canal que a día de hoy se ha convertido en un Refugio para Murciélagos.

Nos acercamos al tercer desfiladero en el que empieza a destacar su Cerro de San Cristóbal, muy frecuentado por escaladores cuando las condiciones climatológicas son favorables, como en el día de hoy. Solo de verlos ahí subidos en la pared de esa gigante mole ya nos da escalofríos.

El tramo del Desfiladero de los Gaitanes tiene una longitud de 800 metros y se eleva sobre el nivel del río a más de 100 metros. Las paredes de estas impresionantes moles de piedra caliza llegan a superar los 250 metros de altitud. El trayecto de la senda va dibujando la accidentada morfología de los peñones, cuyo serpenteante perfil nos permite vislumbrar lo que queda del antiguo Camino del Rey apenas a un metro bajo nuestros pies.

Frente a nosotros, el Cerro de San Cristóbal, también llamado “Tajo de las Tres Cruces” y la rebuscada infraestructura de la línea del ferrocarril que lo atraviesa.

Sin duda, unas espectaculares vistas que se disfrutan todavía más desde El Balcón de Cristal que pone a prueba a los más sensibles a las alturas.

Balcón de Cristal

Nuestros amigos de Aventura Montaraz nos siguen descubriendo detalles del recorrido y con ellos continuamos hacia la zona de “Falla Chica”, en la que el camino describe una forma de “V” para seguir su curso. Muy cerca, se encuentran restos de “ammonite” en las paredes, vestigios fósiles que prueban que esta zona estuvo bajo el mar hace millones de años.

Falla chica

Desde luego que la verticalidad de este tramos es espectacular y entendemos el porqué el caminito ha atraído a tantos amantes del riesgo durante años. Un riesgo que en el año 2000 se convirtió en accidente mortal para tres jóvenes que se deslizaron en tirolina por un viejo cable cuyos anclajes desgraciadamente cedieron al no aguantar el peso.

Llegamos a la parte final del camino, donde se encuentra el famoso puente colgante, justo al lado del “Viaducto Eugenio Ribera”, este último construido en 1904.
El puente colgante se inauguró en el 2015, mide 35 metros de longitud y está situado a 105 metros de altura. Es una pasarela metálica con suelo de rejilla que permite a los más valientes ver el abismo a sus pies.

Puente Colgante

Volvemos a las pasarelas para afrontar la salida del caminito por la Pared Sur del desfiladero. Desde aquí hay buenas vistas de la Central Hidroeléctrica del Chorro y del Embalse Tajo de la Encantada. La pasarela pasa por encima del túnel del ferrocarril y poco después ya nos encontramos fuera del caminito.

 

No podemos dejar de echar la vista atrás mientras nos alejamos ya que la panorámica del tajo del desfiladero con sus paredes verticales es impresionante.

Poco más, toca regresar al punto de inicio, agredecer a nuestros compañeros de Aventura Montaraz esta grata jornada y, cómo no, celebrarlo como se merece.

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media basada en las valoraciones de los usuarios

  • Excelente
    0
  • Muy bueno
    0
  • Aceptable
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

LEAVE A COMMENT

Follow Us