5 CASTRO URDIALES – GÜEMES
Camino del Norte - Primitivo De interés...

5 CASTRO URDIALES – GÜEMES

Un bonito paseo costero de inicio se suma a nuestro primer bañito en la Playa de las Arenillas ¡Qué agua más fría! Después nos espera el escondido y precioso tramo del Valle de Manás hasta el Valle de Liendo, que nos aproxima a Laredo, donde tomaremos una barca para cruzar a Santoña. El Brusco nos obliga a tomar el asfalto hasta San Miguel de Meruelo y poco después visitamos la joya románica de Santa María de Bareyo. Finalizamos la etapa en el albergue de Güemes, uno de los más famosos del camino del norte.

 


 

Castro Urdiales
Castro Urdiales

La mañana se presentaba espléndida. Nada que ver con el clima de días anteriores.
Todavía en Castro Urdiales, pasamos por la Piscina Natural el Pedregal, provocada por la erosión del mar en la roca que transvasa agua al interior por un túnel natural cuando sube la marea. Llama la atención lo cristalina que está el agua.
 

Piscina natural El Pedregal
Piscina natural El Pedregal

Seguiendo por el litoral la Isla de las Gaviotas nos recibe en la Ensenada de Urdiales, donde también podemos ver la Playa Ostense.
 

 
Avanzamos por el barrio Campijo hasta pasar por debajo de la Autovía del Cantábrico. A estas alturas ya empezamos a notar movimiento peregrino.
La carretera local nos dirige a un bonito camino emboscado hasta el barrio de Allendelagua. Aquí se ubica la Ermita de San Marcos, de estilo gótico construida en el siglo XV. Fue restaurada en los años 70.
 
Ermita de San Marcos
Ermita de San Marcos

Continuamos por un carril asfaltado paralelo a la Autovía hasta la localidad de Cerdigo. Aquí nos recibe la Iglesia de San Juan Evangelista, de orígenes románicos fechada entre los siglos XI y XII.
 

Iglesia de San Juan Evangelista
Iglesia de San Juan Evangelista

Muy pronto, las flechas amarillas nos dirigen a un sendero que transcurrirá por los acantilados de la costa.

Algunos tramos son irregulare por lo que a veces es mejor tomarse las cosas con calma y disfrutar del entorno. Por eso no dudamos ni un instante en caminar unos metros y recrearnos con este balcón del Cantábrico.
 

 
Esta senda vuelve a enlazar con una carretera asfaltada que nos conduce a Islares, donde nos cruzamos con su Iglesia de San Martín de Tours, construida a principios del siglo XVI en estilo gótico tardío.

Después, dejamos aparcadas las bicicletas para hacer una pausa en la Playa de Las Arenillas.
 

 
Proseguimos el itinerario oficial tomando la N-634 mientras bordeamos la Ensenada de Oriñón con su cala del mismo nombre.
Pasamos bajo la Autovía A-8 destino al Pontarrón de Guriezo donde decidimos tomar la carretera CA-151 para seguir por el trazado oficial. Los peregrinos a pie tienen un carril peatonal a la izquierda. Hay otra alternativa que es seguir la N-634 hasta Laredo que recorta unos 6 km, pero nosotros nos ceñimos a la oficial.
A esta altura cruzamos el río Agüera y justo después entramos en el barrio de la Magdalena, donde topamos con la Iglesia de Santa María Magdalena, lugar de un antiguo hospital , esta iglesia data de la primera mitad del siglo XVII, de estilo clasicista. Apoyado en un contrafuerte se puede apreciar un reloj de sol.
 
 
Dejamos la carretera unos kilómetros para empezar a afrontar la subida al Alto de Lugarejos. El asfalto se convierte en pista de tierra que nos introduce en un bosque de eucaliptos.

Este monte ofrece su resistencia y también nos preocupa un poco la presencia del barro, pero pronto coronamos el alto y el aspecto del firme cambia. Ante nosotros, el Valle de Manás, sin duda un bello paraje que disfrutamos en bajada.

Mientras descendemos vamos bordeando la ladera de la Peña de las Abejas, un alto de piedra caliza que alcanza los 341 metros de altitud.
 

 
Esta atractiva ruta está provista también de numerosos prados y fincas separadas por muros de piedras que se ven salpicadas por algunas encinas cantábricas.

La trayectoria nos hace conectar de nuevo con las inmediaciones de la A-8, donde ya podemos contemplar el Valle de Liendo.
 

Valle de Liendo
Valle de Liendo

Atravesamos el valle por los barrios de Iseca Nueva y Rocillo hasta llegar a Hazas, capital del municipio de Liendo.

En Hazas se encuentra la Iglesia de Nª Sª de la Asunción, construida en estilo renacentista en el siglo XVII. Destaca su pórtico de entrada con sus arcos de medio punto. En el año 2002 fue declarada bien de interés cultural.
 

 
Almorzamos un bocadillo con el pan más duro que el talón de un zapato. Con esto en el estómago enlazamos con la N-634 para llegar a Laredo.

Coronado el alto divisamos Laredo, uno de los principales puertos marítimos de Cantabria de la Edad Media, convertido hoy en un destacado núcleo turístico y residencial.
 

Laredo
Laredo

Descendemos por el casco antiguo pasando por el Ayuntamiento en busca de la playa de La Salvé. Esta extensión de arena mide más de 4 kilómetros de longitud y abarca desde el puerto “El Canto” hasta “El Puntal”, lugar al que nos dirigimos por el paseo marítimo.

Desde aquí vemos el Monte Buciero, en la otra orilla, en cuya base se sitúa Santoña, otro municipio con fuerte tradición marinera. Para llegar hasta allí, debemos hacerlo en barco, un servicio que en verano funciona con bastante regularidad.
 

 
Ya en “El Puntal” realizamos una corta espera hasta la llegada de la próxima embarcación. En esta ubicación podemos tener una primera impresión del casco urbano de Santoña.
 
El Puntal
Aquí está nuestro barco. Hay que decir que nos sorprendió gratamente lo servicial de su tripulación.
 
Vistas de Santoña desde la embarcación
Vistas de Santoña desde la embarcación

 

Monumento homenaje a Juan de la Cosa
Monumento homenaje a Juan de la Cosa

Todo en Santoña tiene que ver con el mar. Aparte de su distinguido sector pesquero se destaca por su industria conservera, siendo esta la cuna de las anchoas en aceite de oliva.

Entre las personalidades más significativas, encontramos a Juan de la Cosa, un cartógrafo que participó en los primeros viajes a América. Este señor dibujó el mapa más antiguo del continente americano. Para homenajearlo se levantó este monumento en el paseo marítimo de Santoña en 1949.

Sin mucho tiempo para más continuamos el trayecto abandonando la localidad enlazando con carretera que va hacia la Playa de Berria. El carril bici lo hace todo mucho más fácil.

Estos muros pertenecen a la Cárcel de El Dueso, que se abrió a principios del siglo XX y tuvo un papel destacado durante la Guerra Civil y la época franquista.
 

Muros de la Cárcel de El Dueso
Muros de la Cárcel de El Dueso

Poco después intentamos afrontar el alto de el Brusco, pero nuestro espíritu aventurero quedó frustrado por la inaccesibilidad y no pudimos disfrutar de las vistas de las Playas de Berria y de Noja.
 

 
La opción ciclista continúa por carretera hacia Argoños.
En Argoños decidimos echar mano de gps para evitar la estresante carretera y tomar unas pistas que tarde o temprano enlazarían con el camino oficial en San Miguel de Meruelo.
 
 
Estos carriles no pierden atractivo ya que nos transportan por parajes rurales de cultivos y ganadería. Además, pasan muy cerca de las inmediaciones de la localidad de Castillo Siete Vidas, ya en el camino oficial, donde se encuentra la Torre de Venero, fortificación medieval de los siglos XIII y XIV destinada a las defensas señoriales por mantener el dominio feudal.

Conectamos con la carretera CA-452 hasta llegar a San Miguel de Meruelo.
Vamos por la parte alta de la población para dar con la Iglesia de San Juan, construida en el siglo XVI.
 

 
Abandonamos la población descendiendo hasta el Puente medieval de Tresojos, que atravesamos para cruzar el río Campiezo.
 
 
Tras el albergue, cogemos el Camino de la Venera que contiene alguna que otra rampita fuerte, pero la próxima visita monumental que íbamos a realizar nos daba fuerzas.
En efecto, nos desviamos algo más de un kilómetro para poder contemplar la joya románica de Santa María de Bareyo.
 
 
Este templo se construyó en el siglo XII. Gran parte del edificio conserva sus elementos románicos, como su ábside semicircular con sus capiteles y canecillos representando diversas figuras. No obstante, la cubierta y la puerta de entrada son del siglo XVI y su torre es del siglo XX. Esta iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 1978.
 
 
Por desgracia no pudimos acceder al interior, donde el estilo románico se hace todavía más patente.

Volvemos hacia atrás para retomar el camino y dirigirnos hacia la localidad de Güemes lugar en el que se ubica nuestro destino de hoy. Nuestra 5ª Etapa llega a su fin y la culminamos en un lugar en el que teníamos especial interés: La Cabaña del Abuelo Peuto. Para llegar allí enlazamos la carretera CA-455 donde nos espera un último esfuerzo.
 

 
El buen ambiente peregrino de este albergue no es casualidad, fruto de una filosofía basada en el voluntariado, el material del reciclaje y el beneficio mutuo que se aportan los peregrinos y el propio albergue.

Un proyecto impulsado por este señor, Ernesto Bustio, el párroco de Güemes, un peregrino de la vida que emprende una serie de viajes alrededor del mundo para dar a conocer a través de sus fotografías la situación de los pueblos más necesitados.
 

Albergue de Güemes
Albergue de Güemes

Las instalaciones del albergue, entre las que se encuentra la propia casa familiar de Ernesto, también se destinan a otras actividades de convivencia, colegios, cursillos, etc.
Cabe destacar la Ermita Ecuménica, donde se representa la experiencia del camino por medio de pinturas que invitan a la reflexión. Un viaje de la esclavitud a la libertad.
 

Albergue de Güemes
Albergue de Güemes

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media basada en las valoraciones de los usuarios

  • Excelente
    1
  • Muy bueno
    0
  • Aceptable
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

De interés...

LEAVE A COMMENT

Follow Us