3 ZIORTZA BEITIA – ZAMUDIO
Camino del Norte - Primitivo Trips

3 ZIORTZA BEITIA – ZAMUDIO

El tranquilo Monasterio de Zenarruza marca el inicio de nuestra etapa. Alejados de la costa durante toda la jornada circulamos por parajes sosegados alternando sendas boscosas con carretera. En Guernica tenemos una pequeña cita con la historia española y poco después, el clima sereno del día, aunque no falto de esfuerzo, se ve alterado por las inclemencias del terreno. Una vez más, nos adaptamos a las circunstancias para salvar el día.

 


Dejamos el albergue de Ziortza Beitia para recorrer unos pocos metros hasta el conjunto arquitectónico de Zenarruza, declarado Monumento histórico-artístico en 1948.
 
 
Según la leyenda, en el siglo X un águila cogió la calavera de un cementerio cercano y la colocó en esta ubicación, hecho que los vecinos del lugar interpretaron como una señal para levantar una iglesia.

En el siglo XIV, el aumento de las peregrinaciones a Santiago y ser este un lugar frecuentado de paso, impulsó la necesidad de construir una Colegiata, la cual se erigió en 1379.

La estructura de madera del pórtico es del siglo XVI y en el tímpano de la puerta de entrada encontramos una escultura de un Cristo resucitado acompañado por dos ángeles músicos.
 

Colegiata de Zenarruza
Colegiata de Zenarruza

La iglesia ha sufrido varias remodelaciones, pero su estado actual es de estilo gótico del siglo XV. El retablo, de estilo plateresco, está dedicado a la Ascensión de la Virgen y se construyó en el siglo XVI. También es uno de los primeros de la provincia de Vizcaya en combinar pintura y escultura.
 

 
Su Claustro fue construido en el año 1560 en estilo renacentista, compuesto de arcos de medio punto y donde podemos apreciar algunos medallones en forma de vieira.
 
 
Nos despedimos de Zenarruza y tomamos una senda con perfil ascendente de inicio hacia el Alto de Gontzegarai.
 

En este recorrido, tendremos que salvar alguna pendiente curiosa y prestar atención en zonas como puentes o canales artificiales para dejar pasar el agua.
 
 
Un problema que puede acontecer en estos senderos es la presencia del barro, ocasionado por la lluvia. En esta ocasión, al alternar la tierra con el asfalto no tendríamos mayor inconveniente, pero ya veríamos más adelante.

El descenso hacia Munitibar incluye, por un lado, pistas asfaltadas que nos llevan por pequeños barrios compuestos por caseríos y villas rurales. Por otro lado, también está este bonito camino de madera que hacemos a pie.
 

 
Un descenso que desemboca en la Casa rural Garro.
 
Casa rural Garro
Casa rural Garro

Entramos en Munitibar por el barrio de Gerrikaitz donde nos recibe la iglesia neoclásica de Santa María originaria del siglo XV aunque ha sufrido varias reconstrucciones.
 

 
Tras sellar en el Ayuntamiento, encaramos un fuerte repecho que lleva al barrio de Aldaka.
 
Fuerte repecho
Fuerte repecho

Continuamos por pistas asfaltadas acompañados por nubes bajas que no parecían muy amenazantes. Poco después, ante riesgo de fango por el camino oficial, tomamos un tramo de la carretera BI-2224 hasta el desvío hacia Mendata, donde tomamos la carretera BI-3224.
 

 
Esta dirección nos lleva a las inmediaciones de Olabe, donde aparece la Ermita de San Pedro, construida en el siglo XVIII, aunque reformada en el XIX.
Es momento de retomar los senderos, de esos que estimulan los sentidos y el físico.
Este tramo, pasa por el entorno reserva de la biosfera de Urdaibai en el que se encuentra el río Golako que atravesamos por el puente Artzubi, construido en el siglo XVI para facilitar el paso entre las villas medievales.
 
 
El sendero termina en el barrio de Elexalde, donde encontramos la Iglesia de Santo Tomás, cuyo origen oscila entre los siglos XII y XIII aunque fue reconstruida en el siglo XVI. Desde aquí podemos contemplar el municipio de Arratzu y mientras descendemos nos percatarnos de la estratégica situación de esta iglesia.

 
El camino nos lleva ahora por un ascenso que recorre la falda del monte Burgogana. Un trecho duro pero que será el último antes de llegar a Gernika.
 
Gernika al fondo
Gernika al fondo

Abajo, vemos Gernika pero antes pasamos por Ajangiz con su Iglesia de la Ascensión de estilo neoclásico del siglo XIX.

Después de pegarnos el festín, toca un poco de turismo por Gernika. Lo primero que contemplamos es la Iglesia de Santa María, que se adivina ya desde la Plaza de Foru. La iglesia fue construida en el siglo XV y combina los estilos góticos y renacentistas. La estructura se levanta en un desnivel y sobre su portada gótica se elevan unos robustos arcos en los que se cimienta una espadaña barroca.
 

 
También, nos acercamos al los Jardines del Ferial con su particular reloj construido en los años 60. En estos jardines se encontraba el antiguo mercado, el cual se destruyó en el bombardeo de las tropas alemanas e italianas en 1937. El artista Pablo Picasso inmortalizó este suceso en su obra mundialmente conocida como “Guernica”.
 
Jardines del Ferial
Jardines del Ferial

Uno de los conjuntos más visitados de esta ciudad es la Casa de Juntas. En este enclave ya se reunían en el siglo XIV los representantes políticos de los pueblos de Bizcaia para confeccionar las leyes que regirían las vidas de sus ciudadanos. Y estas reuniones las mantenían en torno a a un Árbol, símbolo de las libertades de los vascos y en donde Lehendakari jura cumplir con su cargo.
 

 
Salimos de Gernika y tomamos la carretera BI-2121 en dirección a Morga por la que atravesamos pueblos como Muxika, con su Iglesia de San Vicente de Ugarte fundada en el siglo X y cuyos orígenes fueron románicos.

Seguimos el asfalto hasta el Alto de Morga y a partir de aquí el trayecto se hace bastante ameno en cuanto a la variedad de pistas. En un principio cogemos pasajes forestales que primero descienden para luego volver a subir hasta el Alto de Aretxabalagana. Tras otro pequeño tramo de asfalto por una carretera local retomamos un carril forestal donde empieza a notarse la lluvia caída durante el día.

La exigente senda por la que transitamos ahora nos conduce a un carril bastante castigado por el trasiego de vehículos de la industria maderera que lo único que hace es empeorar el firme del terreno, removiendo tierra y agua hasta convertirlo en fango.

Este panorama nos deja un momento embarazoso. El uso de las bicicletas era delicado, pero tuvimos la suerte de enlazar rápidamente de nuevo con el asfalto y encima en descenso, lo que nos favorecía para no hacer cambios de marcha y para que los neumáticos se descargasen de barro con la velocidad.
 

 
Esta carretera desemboca en Goikolexea, una pequeña aldea en la que destaca su Iglesia de San Emeterio y San Celedonio, de estilo gótico construida en el siglo XVI.

Nuestra máxima preocupación en esos momentos era la limpieza de las bicicletas, así que tomamos la carretera para dar con alguna gasolinera en donde lavarlas. Mientras buscábamos, ya se notaba que estábamos en las proximidades del aeuropuerto de Bilbao.

En Lezama no tuvimos suerte, pero en Zamudio por fin dimos con lo que necesitábamos.

Aquí en Zamudio dimos por finalizada la etapa, la tarde había sido intensa, y tanto nosotros como las bicicletas necesitábamos descansar.
 

Zamudio
Zamudio

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media basada en las valoraciones de los usuarios

  • Excelente
    0
  • Muy bueno
    0
  • Aceptable
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

LEAVE A COMMENT

Follow Us