13 GRANDAS de SALIME – O CÁDAVO BALEIRA
Camino del Norte - Primitivo Trips

13 GRANDAS de SALIME – O CÁDAVO BALEIRA

Hoy nos espera otra bella pero exigente etapa donde los molinos de energía eólica, las pequeñas ermitas y capillas que frecuentan el camino, y los grandes bosques de pinares, conforman los elementos predominantes del trayecto. Las subidas al Acebo y Acevo, A Fonsagrada, Hospital de Montouto y Fontaneira, serán los repechos a superar. El bicitrekking vuelve a hacer acto de presencia!

 


 
 
Salimos de Grandas de Salime en ligero ascenso y antes de abandonar la población topamos con la Capilla del Carmen, construida en piedra en el siglo XVIII. Su interior dispone de un retablo con distintas imágenes, entre las que destaca la Patrona Virgen del Carmen.
 
 
En la jornada mañanera tendremos que afrontar unos 500 metros de desnivel para subir al Puerto del Acebo, otro hueso duro de roer pero donde su entorno y la variedad de pistas que surcamos (Cereijeira) lo hacen bastante ameno.
 
 
Tras Cereijeira tomamos un nuevo carril que discurre entre fincas que en algunos puntos se convierte en trocha para el ganado. Sin duda, un recorrido sosegado y placentero.

El trayecto nos dirige a la aldea de Malneira, donde se ubica la Capilla de la Esperanza, construida en el siglo XVII y que guarda en su interior un altar con la Virgen.
 
Continuamos el viaje llaneando ahora por una bonita senda emboscada que nos dirige hacia la localidad de Castro.
 

 
Atravesamos la aldea mientras observamos al fondo, en un flanco, las cumbres que gobiernan el valle del río Navia, donde se encuentra el Embalse de Salime que visitamos la etapa anterior.
 
Tomamos ahora una senda algo más rígida, ya que su firme de tierra está frecuentada por numerosas piedras que pueden entorpecer la marcha. El alegre tintineo de los cencerros del ganado nos acompaña en este trecho.
 
 
El pedaleo nos lleva poco después a la Ermita de San Lázaro de Padraira, un antiguo hospital para leprosos que pudo ser construido en el siglo XVI aunque tuvo que ser reconstruida en el XVII, en el año 1689. En su interior cobija un retablo barroco con la imagen de San Roque.
 
En una de las paredes del pórtico cuelga un tablón con ofrendas y plegarias de los peregrinos.
 
 
Tras dejar esta Ermita el camino desemboca en la carretera AS-28, que decidimos seguir hasta Peñafonte.
 
 
Aquí, damos un vistazo rápido a su Iglesia de Santa María Magdalena, construida en el año 1605.
 
 
Estamos en la parte final de la subida al Puerto del Acebo, por la ladera del Monte do Zarro, que en principio encaramos por el camino.
 
 
Y eso hacemos, culminamos la subida por carretera. Y poco después, nos despedimos de Asturias para entrar en tierras Gallegas.
 
 
Pero la cota más alta de esta etapa no está en el Puerto del Acebo, si no en el Alto, donde alcanzamos los 1050 metros. Así que hicimos un corto pero asequible ascenso para alcanzar este objetivo.
 

Alto do Acevo
Alto do Acevo

 
En principio, el camino va paralelo a la carretera LU-701 en el descenso, así que decidimos seguir por el asfalto.

A la altura de Fonfría volvemos a conectar con el camino oficial recorriendo el Monte Penoucos, atravesando zonas de pinares hasta las inmediaciones de Barbeitos y posteriormente Silvela. Poco a poco se empiezan a adivinar al fondo los edificios de la localidad de A Fonsagrada.
 

 
En Silvela tendremos que cruzar la carretera LU-701 para continuar el trayecto. La presencia de peregrinos era notable y con ellos llegamos a la Ermita de Santa Bárbara, edificio que dispone de un pórtico blasonado y una imagen de la Santa en su interior.
 

Ermita de Santa Bárbara
Ermita de Santa Bárbara

 

 
Continuamos la senda durante otro trecho hasta dar de nuevo con la carretera LU-701 que decidimos tomar para salvar el fuerte ascenso hasta A Fonsagrada que transcurre por el camino.
 
Ya en la localidad, sellamos la credencial en los juzgados, justo al lado de un crucero. En esta villa también divisamos la Iglesia barroca de Santa María.

Muy cerca de allí se encuentra la aldea de O Padrón, donde localizamos su Iglesia de San Xoán, perteneciente a una antigua orden que se encargaba de salvaguardar los caminos de peregrinación desde Jerusalén.
 

Vistas de O Padrón
Vistas de O Padrón

 
Realizamos ahora un cómodo descenso entre un frondoso bosque de altos pinares que nos ayuda a combatir la temperatura que va incrementando el sol a estas alturas del día. Aún así, nada nos libra de exponernos a sus rayos en determinados momentos.
 

 
A la altura de Vilardongo comenzamos un corto pero duro repecho que nos lleva a la Sierra de Hospital, en la que encontraremos en antiguo hospital de Montouto.
 
La ruta tiene algún que otro agradable falso llano, pero no hay que confiarse, debemos alcanzar la cima en la que, otra vez, encontraremos molinos de energía eólica, rebasando de nuevo los 1000 metros de altitud.

Reponemos fuerzas a la altura de Pedrafitela y continuamos la marcha.

Conforme vamos ganando altura la presencia de los árboles va disminuyendo y vamos adviertiendo cómo lentamente los molinos están cada vez más cerca.

Ya por fin en la cumbre damos con la Capilla de Santiago, hoy día restaurada, donde los 25 de julio se celebra una fiesta en honor al Apóstol. Esta capilla pertenecía al Hospital de Peregrinos de Santiago de Montouto que encontramos a su derecha, un complejo que fue fundado en el siglo XIV por el Rey Pedro I de Castilla y que ha funcionado hasta principios del siglo XX.
 

Antiguo Hospital de Santiago de Montouto
Antiguo Hospital de Santiago de Montouto

 

 
Para los peregrinos de antaño este hospital era como una bendición ya que su ubicación era idónea para recuperar las fuerzas y protegerse de las inclemencias del tiempo. Nosotros debemos seguir adelante, admirando los bonitos paisajes que nos regala Galicia al tiempo que realizamos el descenso que pronto nos introduce en un sereno bosque de pinares.
 
La pista de tierra se torna algo más técnica en algunos tramos, lo que nos obliga a extremar las precauciones.
 
 
Unos carteles nos indican la cercanía de la próxima población, Paradavella, lugar en el que no nos detendremos ya que debemos volver a realizar otro exigente ascenso y el tiempo apremiaba.

La primera parte del ascenso lo afrontamos por la carretera de Lugo 530, y para el ascenso restante le echamos un poco de valor y decidimos hacerlo por el camino oficial. Pero una cosa es valor y otra cosa diferente son las fuerzas.

Como casi siempre, para ver estos parajes, hay que sufrir un poco.
 

 
Coronamos el Alto de Fontaneira y realizamos un vigorizante descenso entre una senda emboscada que pronto enlazará de nuevo con la carretera LU-530.
 
Efectuamos un corto tramo de asfalto y volvemos a las pistas de tierra para disfrutar de la quietud de la naturaleza que abunda en las tierras lucenses de Galicia.

El paisaje cambia después a un entorno abierto que antiguamente se le llamó Campo da Matanza, donde se supone que hubo un duro combate entre los ejércitos de Alfonso II y los musulmanes en el año 830 d.c.
 

 
Realizamos la última parte del descenso para llegar al destino de hoy, O Cádavo, en el concejo de Baleira.
 

 
 

 

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media basada en las valoraciones de los usuarios

  • Excelente
    0
  • Muy bueno
    0
  • Aceptable
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

LEAVE A COMMENT

Follow Us