10 POLA de SIERO – CORNELLANA
Camino del Norte - Primitivo Trips

10 POLA de SIERO – CORNELLANA

Primera etapa del Camino Primitivo que iniciaremos en Oviedo tras enlazar desde Pola de Siero. Las subidas a Escamplero y El Fresno sirven de aperitivo a los perfiles que iremos encontrando en etapas posteriores. Bonitos valles y sendas emboscadas nos van introduciendo poco a poco en este primer camino conocido, donde la mano del hombre, desgraciadamente, está alterando su autenticidad en algunos tramos.

 


Salimos de Pola de Siero. Su acogedor albergue nos permitió recargar las pilas para afrontar esta primera etapa del Camino Primitivo. Pero antes tenemos que llegar a Oviedo, lugar al que nos dirigimos atravesando el Valle del Río Nora.
 
 
El primer punto de interés nos sitúa en Meres, con su Palacio del mismo nombre que a priori puede pasar desapercibido al estar oculto por frondosos árboles. Acertamos en estar atentos. Este palacio es un complejo rural construido originalmente en el siglo XV aunque con remodelaciones posteriores en el XVII, siglo en el que también se construye la Capilla de Santa Ana, ubicada en una de sus estancias. Palacio y capilla conforman un interesante conjunto barroco que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1990.
 
 
La siguiente parada la realizamos en Granda en su Iglesia de San Pedro, que contiene restos románicos del siglo XII. Su pórtico y bonita espadaña son construcciones posteriores del siglo XVII.
 
 
Poco después llegamos a Colloto, donde cruzamos el río Nora por su Puente Colloto que se presume de época romana entre los siglos IV y V, aunque en el siglo XVI tuvo algunas reformas. Consta de dos arcos, uno de medio punto y otro ligeramente apuntado.
 
Puente Colloto
Puente Colloto

En esta localidad también tendremos que cruzar un paso a nivel ferroviario.
 

En Colloto pasamos del concejo de Siero al de Oviedo, a cuya capital entramos varios kilómetros más tarde, directos a su Catedral de San Salvador, inicio oficial del Camino Primitivo y también el final del Camino de San Salvador, otra ruta muy interesante del que se puede echar un vistazo en el siguiente vídeo.
 


 
Hay un dicho peregrino que reza “El que va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y no al Señor…” En nuestro no nos olvidamos de su Señor y lo visitamos en su Catedral, un bello templo de estilo gótico construido entre los siglos XIV y XVI. Nos dirigimos concretamente a la talla de San Salvador del siglo XIII, para realizar aquí un inicio simbólico de nuestro Camino Primitivo.
 

 
Salimos de Oviedo por la zona residencial de la Florida y recorremos las faldas del Monte Naranco atravesando distintas aldeas por diferentes caminos de tierra y asfalto con desniveles irregulares.
estilo gótico construido entre los siglos XIV y XVI. Nos dirigimos concretamente a la talla de San Salvador del siglo XIII, para realizar aquí un inicio simbólico de nuestro Camino Primitivo.
 
 
Pronto, nos situamos en el pueblo de Llampaxuga donde encontramos la Ermita del Carmen, construcción de tipo rural que tiene orígenes medievales. En su interior, la talla de la Virgen a la que los fieles rinden devoción.
Dejamos Llampaxuga y realizamos un fuerte descenso para llegar a Loriana, a su Iglesia de San Bartolomé que aunque es de nueva construcción, ya se mencionaba en el siglo XII un santuario consagrado a Santa María en ese lugar.
 
 
A sus pies nos damos un remojón en Fuentepeña, una fuente construida en 1929. Y no tardamos mucho en reponer fuerzas con un buen menú asturiano ya que a continuación debíamos afrontar la subida al Alto de Escamplero.
 

Esta subida la afrontamos por la carretera AS-232 por la que se salvan diferentes núcleos residenciales. Los peregrinos a pie comparten algunos metros de este recorrido, pero el trazado oficial les saca del asfalto y los introduce en un bello sendero, aunque más duro para recorrer en bicicleta.

Comenzamos el descenso por la carretera AS-234. En la población de Valsera topamos con la Capilla de Fátima, una construcción moderna que sustituye a un templo románico anterior que se quemó en un incendio en 1930. Los peregrinos que pasan por el lugar suelen dejar donativos para ayudar a su rehabilitación.
 

 
Tras esta parada nos dejamos llevar por el bello paisaje del Valle del Andallón. Sin duda uno de los tramos abiertos más bellos de esta etapa. Pronto las flechas amarillas nos conducen por una senda que tampoco nos deja indiferentes por contener zonas boscosas repletas de vegetación. La pista cruza el puente del río Andallón que le da nombre al valle.
 
 
Salimos de nuevo al asfalto para dar con una buena cuesta hacia el pueblo de Premoño. Aquí hay una Capilla de advocación a Santa Ana que dicen pudo ser el santuario de un antiguo hospital hoy ya inexistente. Dicen que Santa Ana es abogada y patrona de los cojos. Así que de alguna forma puede velar por aquellos peregrinos que se resientan del esfuerzo en sus piernas.
 
 
La siguiente cita de interés la vemos en Valduno, en su Iglesia de Santa Eulalia construida en el siglo XVIII. Lo que llama verdaderamente la atención es que este edificio se levantó sobre unas termas romanas descubiertas a raíz de unas obras en su estructura. Puede ser el balneario romano mejor conservado de Asturias, datado entre los siglos I y II después de Cristo.
 
Iglesia de Santa Eulalia
Iglesia de Santa Eulalia
 
Retomamos el itinerario cruzando el río Nalón por el Puente Peñaflor, un paso levantado en el siglo XII pero reconstruido a lo largo de su historia.
 
Puente Peñaflor
Puente Peñaflor

En este punto no abandonamos la N-634 hasta llegar a Grado, población con larga trayectoria histórica puesto que ya en el siglo XI se tiene constancia de ella.

Mientras la atravesamos damos una visual el exterior de su Iglesia de San Pedro, construida a finales del siglo XIX en estilo neorrománico.

Un fuerte ascenso nos sorprende a las afueras de Grado. Esto solo es un aperitivo, ya que el ascenso va en progresión hasta el Alto del Fresno. En total se suben más de trescientos metros de desnivel, eso sí, siempre acompañados de bonitos parajes.
 

 
Superado el alto divisamos el Santuario de la Virgen del Fresno, cuya estructura es de los siglos XV y XVI aunque su origen puede ser anterior, del siglo IX.
Afrontamos ahora el descenso hacia Cornellana, descubriendo conforme avanzamos las vistas del Valle del Nárcea con sus pequeñas poblaciones abriéndonos paso. A la salida de San Marcelo el camino nos dirige a una bella senda frondosa en cuanto a vegetación que discurre por la vega del Regueiru Doriga, un afluente del río Nárcea. El trazado pasa por el antiguo Molino de la Reaz, ya en desuso.
 
 
La frondosa senda desemboca en un pequeño núcleo de casas llamado La Reaz que un poco más tarde nos dirigirá hasta la Doriga.

Aquí, topamos con la bonita construcción en piedra de la Iglesia de Santa Eulalia cuyos orígenes son románicos, pero ante su mal estado se tuvo que reconstruir en el siglo XVIII. En esta placa, de la etapa románica, se menciona la consagración del templo por el Obispo Pelayo en el año 1121. Nos llama la atención su pórtico, dividido por la torre aunque comunicado por un pequeño pasadizo.
 

 
Continuamos un trayecto en el que podemos apreciar cómo las obras de la autovía de la Espina A-63A-63 están deteriorando el impacto visual y natural del patrimonio de esta parte del camino.

Además estas obras nos van dirigiendo por desvíos provisionales, algunos más asequibles que otros.
 

 
Finalmente, conectamos con la N-634, cruzamos el Nárcea y llegamos a Cornellana, el destino de esta etapa, la primera del primitivo.

Brindemos por ella!

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media basada en las valoraciones de los usuarios

  • Excelente
    0
  • Muy bueno
    0
  • Aceptable
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

LEAVE A COMMENT

Follow Us