7 BURGOS – FRÓMISTA
Camino Francés Trips

7 BURGOS – FRÓMISTA

Ya está aquí la meseta castellana con sus solitarios y extensos páramos salpicados por varias poblaciones que hacen de bálsamo para las fuerzas y un remanso de paz para los peregrinos. En esta etapa conocimos a un señor que ayudó a plantar la cruz de madera en el alto de la Sierra de Atapuerca, cruzamos por el interior de las ruinas de un convento, conseguimos una credencial italiana y capturamos cangrejos en el Canal de Castilla. Un día productivo y lleno de experiencias que cerramos en Frómista.

 


 
 
Salimos de Burgos, pero no podemos dejar atrás la ciudad sin volver a deleitarnos con su esplendorosa Catedral.
 
¡Listos para emprender la marcha!
¡Listos para emprender la marcha!

Muy cerca de allí, antes de cruzar el río Arlanzón, encontramos la Iglesia de las Salesas, de estilo neogótico y cuyas obras finalizaron en 1920. Después, el camino nos dirige a la Universidad de Derecho, en la que una de sus instalaciones fue antiguamente un hospital para peregrinos y transeúntes.
 

 
Muy cerca de allí había una escultura en homenaje a los peregrinos.
 
 

Después de Burgos cruzamos dos poblaciones muy próximas entre sí: Tardajos y Rabé de las Calzadas. En Rabé, el dueño de uno de los albergues resultó ser uno de los hombres que ayudó a plantar la cruz de madera en el alto de la Sierra de Atapuerca. El hospitalero en cuestión estaba un poco enfadado por las formas desleales que empleaban ciertos albergues a la hora de atraer a los peregrinos (flechas falsas, precios engañosos, etc…).
 

Rabé de las Calzadas
Rabé de las Calzadas

En esta localidad también apreciamos la Fuente de los 4 caños y la Iglesia de Santa Marina, que conserva una portada del siglo XIII. Este templo se demolió en 1877 para volver a ser reconstruido. A las afueras de la urbe se halla la Ermita de la Virgen del Monasterio, construida en el siglo XVI en estilo renacentista.
 

 

Tras dejar Rabé de las Calzadas empezamos a afrontar la ardua y solitaria meseta castellana, situada a unos 800 metros de altitud e inundada de campos de cereal. Como el día alternaba entre nubes y claros el sol nos daba breves descansos para poder mantener nuestras energías.
En Hornillos del Camino hicimos una parada para solicitar unas nuevas credenciales en su albergue. Aquí se encuentra la Iglesia de San Román, un templo de origen románico que fue reconstruido en el siglo XVI en estilo gótico. Viendo que tardaban en abrir y la cola de gente que había esperando decidimos continuar nuestro camino.
En los siguientes 8 km de la meseta castellana no hay que fiarse de su asequible desnivel y tampoco hay desesperarse por los solitarios páramos a la hora de encontrar el siguiente pueblo, Hontanas, ya que, sin darnos cuenta, aparece escondido al fondo de una sorpresiva bajada.
Hontanas nos muestra la Iglesia de la Inmaculada Concepción, de origen gótico construida en el siglo XIV, pero fue reconstruida posteriormente en estilo neoclásico.
 

 
Dejamos Hontanas con la intención de almorzar en Castrojeriz. El camino transcurre al principio por una agradable senda en la que tenemos que salvar algunos pequeños obstáculos (ver vídeo).
 
Senda hacia Castrojeriz
Senda hacia Castrojeriz
La senda desemboca en una carretera en la que podemos ocultarnos del sol gracias a la sombra de los fresnos que la recorren. Poco después, nos sorprenden las ruinas góticas del Convento de San Antón del siglo XIV. En su época, este convento estaba llevado por la Orden de San Antón, cuyos monjes antendían y protegían a los peregrinos. Este monasterio se abandona tras la Desamortización de Mendizábal y pasa a ser una propiedad privada. Hoy día hace las funciones de refugio para peregrinos.
 
 

Continuamos la carretera hasta llegar a Castrojeriz, donde su Colegiata gótica de la Virgen del Manzano nos da la bienvenida.
 

 

Colegiata de Santa María del Manzano (Castrojeriz)
Colegiata de Santa María del Manzano (Castrojeriz)

Este templo comenzó a construirse en el siglo XIII y a lo largo de los años ha sufrido algunas remodelaciones que han permitido la convivencia de diferentes estilos arquitectónicos como el románico, gótico o renacentista. También damos un rápido vistazo a la estructura de la Iglesia gótica de San Juan, iniciada a principios del siglo XIII y reconstruida en el XVI. Conserva elementos románicos de su anterior etapa.
En Castrojeriz nos dimos un buen homenaje de comer en una antigua casa del año 1700 reconvertida a restaurante .
 

 
Nada más salir de Castrojeriz, toda la morriña de la comida se desvaneció, casi tuvimos un corte de digestión por la subidita que se nos venía encima. En poco más de un kilómetro había que superar un desnivel de 140 metros. Para ser sinceros, lo superamos mayormente arrastrando la bici, teníamos que darle un respiro a la digestión.
 
 
Buen descenso nos espera
Buen descenso nos espera
Tras la reconfortante bajada, el camino nos dirige a Itero del Castillo, donde nos topamos con la parroquia románica de San Nicolás, reconvertida en un albergue de peregrinos que está llevado por voluntarios italianos pertenecientes a una confraternidad de Perugia (Italia). Es aquí donde pudimos conseguir una nueva credencial, con la novedad de ser italiana.
 
 
Cruzar el Puente Fitero (s. XVI) significa acabarBurgos y comenzar Palencia. Nos esperan ahora varios kilómetros por pistas agropecuarias que nos dejan bellas estampas en la retina.
 
 
Al terminar Boadilla del Camino, tomamos una senda paralela al Canal de Castilla que nos guiará durante cuatro kilómetros hasta Frómista.
 
 
Canal de Castilla
Canal de Castilla

Para poder ver, no solo hay que tener los ojos bien abiertos y eso en el camino es una enseñanza que la aprendes casi sin darte cuenta. Hoy, había sido un día fantástico.
 

¿Qué te ha parecido?

Puntuación media basada en las valoraciones de los usuarios

  • Excelente
    0
  • Muy bueno
    0
  • Aceptable
    0
  • Pobre
    0
  • Terrible
    0

LEAVE A COMMENT

Follow Us