La Fuente Vieja (Frigiliana)
TURISMO ACTIVO

FRIGILIANA · Legado cultural

Hoy visitamos Frigiliana, localidad enclavada en la estribación sur del Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, provincia de Málaga.

Nos adentramos en su casco antiguo para conocer parte de su legado cultural, bien identificado a través de su tramado urbanístico que bebe directamente de la época morisca presentando viviendas que se adaptan a la topografía de manera escalonada e intrincada.

Debido a su fantástica conservación y preservación cultural, Frigiliana fue declarada Conjunto Historico Artístico en el año 2014. También ostenta el título de ser uno de los Pueblos más bonitos de España.

La localidad también es conocida como el Pueblo de las 3 Culturas, conmemorando una época en la que llegaron a convivir juntos Musulmanes, Judíos y Cristianos.


Frigiliana

Hola amig@s!
Nos encontramos en Frigiliana, localidad enclavada en la estribación sur del Parque Natural Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, provincia de Málaga. Hemos aterrizado aquí con la intención de realizar la 👉🎥 RUTA del RÍO HIGUERÓN – ACEQUIA de LÍZAR, pero eso lo dejaremos para la jornada siguiente. Hoy daremos un pequeño paseo por la urbe para conocer algunos de sus puntos de interés.
 

Panel indicativo
Panel indicativo
 

Palacio de los Condes de Frigiliana «El Ingenio»

Ya de entrada, la Calle Real nos da de bruces con el Palacio de los Condes de Frigiliana, también llamado “El Ingenio”. Es un edificio renacentista del siglo XVI que hoy hace las veces de Fábrica de Miel de Caña, producto muy reconocido de esta localidad.
 

Vistas al Palacio de los Condes de Frigiliana y Cerro de la Sabina
Vistas al Palacio de los Condes de Frigiliana y Cerro de la Sabina
 
Tomando la Calle Cuesta del Apero se llega a la Oficina de Turismo, que está ubicada en la Casa del Apero. Este edificio del siglo XVII hoy restaurado también alberga el Museo Arqueológico y un mirador, al que se accede por unas escaleras. Desde aquí podréis tener buenas vistas de Frigiliana y del Cerro de la Sabina, donde antes se emplazaba el Castillo de Lízar.
 

 
En la Calle Cuesta del Apero también podréis encontrar un mosaico conmemorando a Frigiliana como uno de los Pueblos Más Bonitos de España, galardón concedido en el año 2015.
 

Casita de la Información y la Fantasía

Regresamos a la Calle Real para dar con la Casita de la Información y la Fantasía donde por un precio ínfimo unas figuras articuladas cuentan distintas historias y curiosidades sobre Frigiliana.
 

Casita de la Información y la Fantasía
Casita de la Información y la Fantasía
 

Casco Histórico de la urbe

Después avanzamos a la Plaza del Ingenio para ir introduciéndonos poco a poco por el casco antiguo de la urbe, declarado Conjunto Histórico-Artístico en el año 2014.
 

Vistas a La Axarquía y al Mediterráneo mientras se pueden adquirir productos tradicionales
Vistas a La Axarquía y al Mediterráneo mientras se pueden adquirir productos tradicionales
 
No se nos escapa el emplazamiento de Frigiliana, mirando al mar para controlar las antepasadas invasiones navieras. Y su topografía, donde las viviendas escalan como pueden las escarpadas laderas.
 

Escudo del Palacio de los Condes

Nos sumergimos en el caso histórico siguiendo la Calle Real para encontrarnos el Escudo del Palacio de los Condes. Anteriormente estuvo colocado en el frontón del palacio, pero al ser donado al Ayuntamiento hoy se coloca sobre la Fuente Hernando el Darra.
 

 

Historia Morisca en mosaicos de azulejos

Mientras avanzamos en este laberinto urbanístico, no pasan desapercibidas las calles arqueadas, algunas relatando parte del legado histórico en forma de murales de azulejos.
 

 
Encontraremos varios de estos pasajes en las paredes encaladas que nos cuentan el devenir de los moriscos en la historia de Frigiliana.

Los moriscos, musulmanes convertidos al cristianismo una vez fraguada la reconquista, fueron expulsados finalmente de estas tierras tras sublevarse en en siglo XVI.
 

 
Aunque los romanos ya pisaron estos dominios en su época, el trazado urbano actual del casco antiguo se lo debemos a los musulmanes, donde las calles se adaptan al relieve salvando la pendiente de manera escalonada o retorciéndose entre las viviendas.

Destacables también son los adarves, esos accesos a espacios interiores a caballo entre lo público y lo privado. Algunos esconden buenos lugares para degustar la gastronomía de la tierra.

Seguimos ascendiendo por las tranquilas y empedradas arterias de Frigiliana, donde los balcones de una vivienda se ponen a la misma altura de la entrada de la siguiente, y así sucesivamente, encaramándose una casa encima de otra. A los gatos este detalle parece no importarle lo más mínimo, pero es otro de los factores que hacen a este pueblo tan pintoresco.

Ganando altura hay unas vistas fantásticas de la localidad que ahora palpita al compás de las campanadas de la Iglesia de San Antonio de Padua.
 

 

Iglesia de San Antonio de Padua

Descenderemos a este templo buscando la Calle Zacatín, un largo corredor que como tantos otros de la villa se jalona con la vida de las plantas.
 

 
La Iglesia de San Antonio de Padua se construyó en el siglo XVII en estilo renacentista sobre los cimientos de una mezquita anterior. El interior es de planta de cruz latina con su nave central cubierta de madera al estilo mudéjar. En la cabecera hay un altar clásico dedicado al Cristo Crucificado, acompañado por las imágenes de San Antonio de Padua y de una Inmaculada.
 
 
A la entrada del templo se aprecia el coro superior y las pinturas murales de algunos arcos de medio punto que separan las naves laterales de la central.

Llama la atención las máscaras de los Apóstoles que alberga la vitrina de la Capilla del Nazareno. Éstas se usan en la procesión que tiene lugar el Jueves Santo.
 

Máscaras de los Apóstoles
Máscaras de los Apóstoles
 
Por su parte también encontraremos distintas tallas religiosas, como las dedicadas al Sagrado Corazón o a María Santísima de la Aurora, esta última sacada en procesión el Domingo de Resurrección.
 

La Fuente Vieja

Tras la visita al templo continuamos callejeando por el Barrio Morisco, descubriendo muchos de sus atractivos. Entre ellos destacamos ahora La Fuente Vieja, construida en el siglo XVII, concretamente en 1640, por Don Iñigo Manrique de Lara, quinto señor de Frigiliana y el primer Conde de la misma. Su escudo de armas se planta sobre los caños de la fuente.
 

Plaza de la Fuente Vieja
Plaza de la Fuente Vieja
 

 
El surtidor fue usado tanto para abastecer a los vecinos de la villa como abrevadero para los animales. Calle abajo observamos como el agua sobrante se dirige por canalizaciones con tramos que dan al exterior.
 
 
Calle con canalización exterior
Calle con canalización exterior
 
 

Descubriendo los rincones de Frigiliana

El momento de nuestra visita transcurrió en un mes de mayo, justo cuando las calles se engalanan con Cruces floreadas. Encontraremos algunas a nuestro paso, como la que aparece en El Torreón, un famoso rincón de Frigiliana del s.XVIII que contiene valiosas vasijas.
 

 
 
Nos os vayáis de esta localidad sin desentrañar más callejones, como el del Señor, ni dejéis de embelesaros por el atrezzo vegetal que acicala cada espacio de la urbe casi de manera obligada.
 
 
 
 

Jardín Botánico Santa Fiora

Tanto es así que aquí hay una importante zona verde, el Jardín Botánico Santa Fiora, que recoge las especies de plantas que han sido útiles en Frigiliana a lo largo de la historia, como la caña de azúcar, esparto, palmito, olivo o aquellas dedicadas a la medicina como el Tomillo y el Romero.
 

Fuente moderna de Las 3 Culturas

Finalmente nos despedimos en esta fuente que representa las tres culturas que han tenido gran influencia en la historia de Frigiliana: la cultura judía, cristiana y musulmana.
 

 
Ahora a descansar, hoy caeremos rendidos bajo el embrujo de una noche con dos lunas.

Hasta la próxima!

 

 

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *